jueves, 25 de abril de 2013

Gaming with my sobris: El Frutal

En las anteriores entradas de esta sección os hablaba de Sergio y Lucía, que tienen 7 años, pero también tengo un par de sobris más peques, de 4 añitos ya casi,  que normalmente suponen un problema a la hora de jugar. Un problema porque quieren jugar a todo, pero desgraciadamente, no son hijos de jugones, así que su inteligencia está por debajo de la media...

Javi, con cara de ¡Yo también quiero jugar!

En este contexto, aparecen los juegos de Haba en el horizonte. Bonitos, sencillos y magníficos para entretenernos todos un ratito. Los peques se quedan tranquilos y los grandes, aunque el juego no dé mucho de sí, tampoco se aburren si echan una o dos partidas.

El primero de los juegos de Haba que vamos a traer a colación va a ser uno de los más famosos de esta editorial: el Frutal, aunque el compañero Samuel se me adelantó el otro día con una magnífica entrada muy similar a esta, por lo que en algún caso os va a sonar lo que digo.


La mecánica del juego... tirar el dado y llevar a cabo la acción indicada, que puede ser:
  1. - Coger frutas
  2. - Colocar una ficha de cuervo
El cuervo es el malo de la película porque, se me había olvidado decirlo, estamos otra vez ante un juego cooperativo. Si se colocan en el tablero las nueve fichas de cuervo, perdemos. Si conseguimos recoger todas las frutas antes de que eso ocurra, la victoria es nuestra. Así de sencillo. 

Y con esa simpleza, este juego es capaz de conseguir media hora de diversión y buen rollo entre los cuatro. Todos gritan cuando viene el cuervo, y todos gritan si al final consiguen ganar la partida. Ni siquiera necesitan a un adulto controlándolos; los dos grandes se bastan y sobran para cuidar que se haga todo correctamente (aunque de vez en cuando, son un poco tramposillos...).

Para los peques es una delicia. Como decía Samuel, les enseña que en el juego hay que cumplir unas reglas, además de a concentrarse en una cosa durante 20 o 25 minutos seguidos. Además, los juegos cooperativos me parecen ideales para los niños, ya que les ofrecen una forma de divertirse muy diferente que cuando juegan a otras cosas, en las que todo es competición e intentar ser mejor que los demás. 


Cuando el juego empieza a quedarse demasiado corto, es fácil añadir reglas caseras que lo compliquen un pelín o que le añadan alguna que otra decisión que tomar. Algunas de las que usamos nosotros:
  1. - Cuando sale la cesta en el dado, sólo coges 1 fruta. 
  2. - Cuando se ha acabado una fruta y sale su color en el dado, se coloca una ficha de cuervo. Esto lo hace bastante difícil de ganar, pero en contrapartida, los finales pueden ser muy emocionantes.
También tengo en mente una variante semi-cooperativa, aunque todavía no la he probado (creo que son todavía pequeños para ella). Al final no ganan todos los jugadores, si no el que mejor haya cumplido las condiciones de victoria, que pueden ser:
  1. El que tenga más frutas del mismo tipo. 
  2. El que tenga más frutas del tipo del que tenga menos (muy rollo Knizia).
  3. El que tenga más sets de 1 fruta de cada tipo.
Quizás su principal pega es que es carete: alrededor de 30 euros. Aunque claro, si lo comparas con el precio de otros muchos juguetes es algo prácticamente irrisorio, y las frutas de madera hacen las delicias de todos los niños Además, que tener a 4 niños media hora sin escuchar un sólo Me lo ha quitado ni Lo he cogido yo antes, no tiene precio ;-)

Un saludo!

9 comentarios:

  1. Éste es un gran juego.
    Cuando tenga un retoño, e intente ludopatizarlo, seguramente caerá junto a algunos Haba más.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es ideal para ser el primer juego que le enseñes.

      Eliminar
  2. ¡Me encantan los juegos infantiles! Los hay bonitos bonitos :)
    La verdad es que esto de los semicoperativos-coperativos para los peques está muy bien; les hace enfrentarse a "problemas" y buscar recursos para resolverlos, tomar decisiones... en fin, como la vida mismo :)

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí son los juegos que más me gustan y los que mejor me funcionan, la verdad. Tanto este como la islita van como la seda.

      Un saludo!

      Eliminar
  3. ¡¡Uff!!, menos mal, al menos mi hijo estará como mínimo en la media de inteligencia..je,je..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!

      Esa wishlist es genial, ¿la has leído entera? Yo cuando la descubrí no podía parar de reírme.

      Un saoludo!

      Eliminar
    2. Desde luego...que mal están las cabezas..jejeje

      Eliminar
  4. Que grande el amor a los infantes que tiene este Lethan, y lo frikis que quiere volverlos!

    El juego parece graciosísimo, y siempre viene bien tener varios para ir compaginando con los más peques.

    Prueba a pillar un UNO de esos baratunos del chino, que aunque no es un juegazo, viene bastante bien y se pilla rápido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ese ya han jugado con la madre, pero a mí no me termina de hacer tilín, la verdad. Quizás gasto prejuicios muy prejuiciososos...

      Un abrazo pareja!!!

      Eliminar