jueves, 8 de noviembre de 2012

Historia de Juegos: Thebes

Como habréis podido observar, después del atracón del Polis me he dado un pequeño descanso de comentarios históricos, pero por desgracia para vosotros aquí estoy otra vez dispuesto a daros el coñazo. En esta ocasión, con un grandísimo juego familiar, Más allá de Tebas, del que hace poco se hablaba en mañocitano.

Como detalles curiosos, Thebes ocupa el puesto número 8 del Top10 malacitano, y que el año pasado se llevó una mención especial en nuestro Juego del año Malacitano. Además, que yo sepa es el único juego familiar que le gusta a nuestro amigo Seldonita, a quién recordaréis de películas diversas como "Vaya truñaco", "Llora que llora" o "Polla, polla, polla" ;-p

Si queréis saber un poco más sobre él, tenéis una reseña por aquí mismo


La Historia...

El juego se ambienta a principios del siglo XX, en uno de los momentos de mayor fiebre arqueológica que ha vivido la historia, y en el que muchos señores europeos se fueron a dar un paseo por tierras orientales y como el que no quiere la cosa se trajeron todo resto arqueológico que pudieron. Por poner un ejemplo flagrante, podemos hablar de la Puerta de Ishtar, que se la trajeron los alemanes enterita.


Cabe destacar que este tipo de excavaciones se preocupaban principalmente por el hallazgo de grandes piezas que pudieran exponerse en un museo, y no por realizar un estudio histórico adecuado. Es decir, que se trató de un expolio en toda regla, que en muchos casos ha perjudicado seriamente a nuestras posibilidades de conocer la historia de estas civilizaciones más allá de estas grandes piezas de museo.

Uno de los descubridores más destacado es sin duda Heinrich Schliemann, un auténtico genio que donde metía la piqueta aparecía una ciudad: el tipo encontró Troya en 1872, y años después también la lió parda en Micenas y Tirinto.

Sophia Schliemann, haciendo uso poco ortodoxo 
de los hallazgos de su marido

Otros descubrimientos de renombre son los de Robert Koldewey en Babilonia, Arthur Evans en la isla de Creta, Hugo Winckler en Anatolia (allí por tierras hititas), o Howard Carter, que descubrió la famosa tumba de Tutankhamon en 1922.

El juego...

Entrando ya en materia lúdica, lo primero a destacar (como bien resaltó mi tocayo en su entrada) es el nombre, Tebas, ya que históricamente existieron 3 ciudades con ese nombre: una en Grecia, otra en Egipto y una tercera menos conocida en Asia Menor. En mi opinión, aunque el autor juega un poco con esa ambigüedad, a nivel de hallazgos la Tebas egipcia es mucho más importante que las otras, y además en la portada del juego hay un par de pistas: la tumba de Tutankhamon y un edificio detrás que se da un aire importante al templo de Luxor.


Respecto al juego en sí, las formas de reunir conocimientos son bastante reales. Por un lado, tenemos el típico trabajo de biblioteca y libracos, que siempre se hace antes de plantear ninguna excavación. De hecho, el señor Schliemann encontró Troya basándose en las descripciones de la Ilíada, y gracias a su afán por demostrar que los poemas homéricos tenían algún tipo de base histórica.

Por otro lado, mi preferida: los chascarrillos de los lugareños. Os podrá parecer un poco chusco, pero preguntar al típico abuelo con boina sobre la zona a excavar es parada obligada antes de cualquier excavación.

* Basado en hechos reales

Las cartas de palas, coches o ayudantes pueden representar más o menos los fondos con los que cuentas para la excavación. Porque desde luego no es lo mismo excavar 4 personas teniendo que turnarse la pala (más cosas verídicas) a tener un chiringuito bien montado con todas las herramientas que te puedan hacer falta e incluso una sombrilla para que no te de un chungo picando al Sol en pleno agosto.

En la época en la que se ambienta el juego sí que había inversiones importantes en la arqueología, ya que en el caso de que hubiese un gran descubrimiento, resultaba bastante rentable la cosa. Además, había mucho ricachón con ganas de hacer de mecenas y entrar a formar parte de los libros de historia, como el amigo Lord Carnavon, que financiaba las excavaciones de Howard Carter.

Más que a esto, la arqueología se parece a ser peón de albañil.

Pero, ay amigo. Había veces en las que las excavaciones no salían rentables, porque te gastabas una millonada y al final tan sólo encontrabas una cosa... 

¡Efectivamente! Lo habéis adivinado: arena.

Es decir, que la parte más divertida del juego también tiene su dosis de tema. Y es que por mucho que estudies y por mucho que que te documentes, los grandes hallazgos son como ganar una partida al Catan: no se realizan sin un poco de potra. O un mucho, ya que grandes piezas como la Dama de Baza las ha descubierto Manolico mientras le daba a la azada.  De hecho, actualmente la inmensa mayoría de intervenciones arqueológicas se realizan de urgencia al aparecer restos en cualquier obra aquí y allá.

La excavadora, ahí, metiendo presión...

Por último, todos los hallazgos son reales, y el juego cuenta con una pequeña hoja de referencia que nos proporciona una breve pero interesante información sobre todos y cada uno de los hallazgos que hay en las bolsas. Algunos son más conocidos y otros menos, y en consecuencia algunos dan más puntos y otros te dan una poca mierda. Y la verdad es que un detalle tan tonto genera una tensión épica cada vez que alguien mete la mano en la bolsita; porque no es lo mismo encontrar un ánfora puerca que encontrarte a Tutankhamon, y eso se nota en el silencio/gritos del que lo descubre :-)


En definitiva: creo que Más allá de Tebas es un juego muy bien ambientado, en el que las mecánicas encajan a la perfección, y que refleja más o menos bien el momento histórico en el que se basa. En todo momento buscamos obtener el máximo número de piezas, para después volvernos a Europa corriendo para realizar exposiciones o asistir a todo congreso que podamos. Es una auténtica carrera, y lo cierto es que la realidad no fue muy diferente.

Para terminar, sólo añadir que la ciencia histórica y la arqueología han cambiado mucho desde entonces, y que actualmente las excavaciones son mucho más extensivas, e intentan comprender todos los aspectos posibles sobre lo que se está excavando. Por desgracia la mayoría de estos datos no tienen apenas divulgación, y se quedan para los propios historiadores o los ratoncillos de biblioteca que devoran cualquier publicación que se les pone a tiro. De cara al gran público, se sigue haciendo incidencia en grandes piezas o descubrimientos que hacen bonito dentro de una vitrina.

Un saludo!

21 comentarios:

  1. Un buen juego, atractivo visualmente y muy apto para no jugones, aunque con un alto grado de azar.

    ResponderEliminar
  2. Una entrada muy currada Diego.

    En cuanto al Thebes, a mí me decepcionó un pokillo. Tenías las expectativas muy altas por tus palabras. No obstante lo veo como un buen juego.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. A mí me parece un juego con azar, pero de lo más divertido. Si vas chungo, siempre puedes volver a meterte en la partida con una excavación potrera, antes las caras de asco de los demás jugadores.

    No como en el Catan, que empiezas y ya sabes quién gana... xD

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, y dale! no crees que deberías dejar de comparar juegos con el Catán? :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es una vara de medir mierda muy jugosa :D

      xD

      Eliminar
  5. Y yo creyendo que usabas la vara Cosmic...

    XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa también es una buena vara, pero al Cosmic nadie me obligó a jugar en su sótano repetidas veces mientras yo paseaba mi Caylus una y otra vez xD

      No, definitivamente, le tengo más tirria al Catan... voy a tener que escribir algo sobre eso :D

      xD

      Eliminar
  6. Lethan genial entrada!! Me encantan las clases de historia que das de vez en cuando muy interesantes y cultas :)

    Respecto al juego tiene el tema pegado, hasta lo has reconocido bribón así que deja las palas de verdad para otro momento!! jaj

    Un acierto lo de escavar, es la esencia del juego claramente.

    Otra cosilla mas, me uno a tu odio al Catán que gana quien a los dados le salga de ahí jaja que coñazo de juego!

    Un saludo Lethan!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué lo he reconocido dónde, cacho melón? xD Si digo qu está muy bien ambientado!

      Suspenso en comprensión lectora, Pico Pico! xD

      Sobre el Catan, lo dicho, la semana que viene le doy candela :P

      Eliminar
    2. Oye pues es verdad, no paraba de mezclar temática con ambientación pero dime que otro tema se le podría dar esta mecánica por curiosidad.

      Esperaré esa candela al catán jajajaja

      Eliminar
    3. Pues no sé, pero sí, seguro que se le puede pegar cualquier otro tema, pero creo que el que tiene le va como anillo al dedo.

      Un abrazo!

      Eliminar
    4. Entonces tiene tema!!!! jajaj

      Eliminar
  7. Muy buena entrada, instructiva, lúdica y educativa a partes iguales... :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Menudo análisis y estudio que has hecho, para mi los tesoros son simples token que valen X puntos ....xD

    Éste lo probé en zona lúdica con pablo y esperaba otra cosa del juego, eso de meter la mano en el saco no me moló nada, por muchos modificadores que haya en el juego porque después llegar uno y te saca el tesoro pelotazo.

    Me ha hecho gracias lo del Catán, yo ahí no entro porque le tengo respeto al juego pero vamos...azaroso cuanto más.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí lo de la mano en la bolsa sin embargo es lo que más me gusta. Es azaroso, sí, pero como decía antes si vas mal, siempre se puede arreglar con un poco de potra.

      Creo que no he jugado ninguna eurogame familiar en el que la gente grite cuando hace un buen chorro de puntos, y aquí sin embargo cada vez que alguien saca a Tutankhamon se lía el taco :D

      Un saludo!

      Eliminar
  9. Y cuando Alejandro se vio obligado a castigar la defección tebana condenando a sus habitantes a las cadenas de la servidumbre, sus propiedades arrebatadas y sus hogares destruidos piedra a piedra, quiso salvar dos cosas: el hogar de Píndaro y a sus descendientes.

    ResponderEliminar
  10. Genial entrada, uno mas para la wishlist

    ResponderEliminar
  11. Todavía no había leido la entrada. Me encanta.
    Cuando jugué en ZL ya venía con muchísimo hype. Al final, me lo pasé bien, el tema creo que está tremendamente bien iimplementado (como implementar "cavar" mejor que indagando en una bolsa oscura llena de arena?) y que la mecánica del tiempo es tambien fantástica. Pero al final no me convenció para comprarlo (cosa que a Fayzah si... curioso). Muy buen juego, y una entrada espectacular (me dan ganas de hacer viajes turísticos y llevarte como guía).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por aquí hago mis pinitos de guía de vez y cuando y la gente sale contenta, la verdad.

      La próxima vez que vengáis os hago mi recorrido de la Alcazaba ;D

      Un abrazo!

      Eliminar